0 elementos

Con la llegada del verano, salir a pasear con tu perro es el mejor plan posible, ya sea en la playa o en la montaña. ¡A ellos les encanta! Pero cuidado con las temperaturas altas en exceso, ya que los perros no sudan y pueden llegar a sufrir golpes de calor terribles.

En Agronatura queremos informarte un poco en qué consiste, a qué perros puede afectar más y, lo más importante, qué hacer ante un golpe de calor y cómo poder prevenirlo.

Golpe de calor en perros y como evitarlos

 

¿QUÉ ES UN GOLPE DE CALOR Y CÓMO DETECTARLO?

Los golpes de calor deben considerarse siempre como una emergencia veterinaria, ya que se produce un fallo agudo en el sistema termorregulador a causa de una gran subida de temperatura en el organismo y esto puede llegar a tener graves consecuencias.

Se considerará golpe de calor cuando la temperatura del cuerpo llegue o supere los 40.5 grados centígrados, provocando además: salivación en exceso, respiración acelerada o jadeos constantes, temblores, vómitos o diarreas, desmayos, convulsiones e incluso pérdida de la consciencia.

 

¿QUÉ FACTORES PROVOCAN EL GOLPE DE CALOR EN PERROS?

Principalmente el factor que provoca el golpe de calor es el aumento de la temperatura corporal, pero eso variará según el perro: la edad, el sobrepeso y su físico. Por ejemplo, un Pastor Alemán o un Husky tienen el pelo largo y eso les ocasionará mucha calor, mientras que un Carlino o un Bulldog Francés tienen el pelo corto pero el hocico chato, cosa que le dificultará a la hora de respirar y posiblemente tendrán un golpe de calor antes que el Pastor Alemán y el Husky.

Es fundamental saber qué características tiene nuestro perro para poder estar muy atento a los síntomas que pueda manifestar, ya que los golpes de calor podrían ser irreversibles y comprometer la vida de nuestro peludo.

 

¿QUÉ HAY QUE TENER EN CUENTA?

  • La anatomía de algunas razas: Bulldog Inglés, Bulldog Francés, Bóxer, Carlino… son razas con una característica común, el hocico chato. Esto los hace susceptibles a enfermedades respiratorias. Dado que los perros no sudan y eliminan el calor por la respiración, los hocicos chatos son contraproducentes cuando aparece el calor excesivo.
  • La edad: Los cachorros y los perros mayores o seniors son más propensos a sufrir un golpe de calor.
  • El sobrepeso y algunas enfermedades: Como las cardíacas, respiratorias o del sistema nervioso disminuyen la capacidad del organismo de los perros para perder el exceso de calor.
  • Factores externos: El ejercicio físico intenso, no tener agua fresca cerca y el confinamiento del animal pueden provocar la deshidratación. Olvídate de dejar a tu perro en el coche mientras haces un recado, el calor que se forma dentro del vehículo puede llevar a la muerte al animal en cuestión de poco tiempo.

 

¿CÓMO AFRONTAR UN GOLPE DE CALOR

Ante los primeros síntomas, lo más conveniente es acudir a tu veterinario de confianza. Donde rápidamente bajarán la temperatura corporal de tu perro con agua fría —no helada—. El objetivo es disminuir la temperatura hasta los 39.5 grados. Después, la bajada de temperatura debe ser progresiva ya que una hipotermia puede empeorar gravemente la situación.

Con la temperatura a niveles aceptables, el veterinario procederá a restablecer el buen funcionamiento de todos los órganos vitales. Para ello, podrá administrar oxígeno y suero intravenoso. Además, según las consecuencias que el golpe de calor haya tenido en tu perro, se le podrá tratar con antibióticos, diuréticos u otros medicamentos.

Si no puedes acudir al veterinario por la razón que sea, puedes intentar disminuir la temperatura corporal con agua fresca. Trasladarás al peludo a algún lugar con sombra y fresco y mojarás el perro poco a poco con una manguera o un cubo (también puedes meterlo en la bañera o en la piscina, pero siempre con cuidado y con calma). Nunca uses hielo o agua helada, eso podría empeorar la situación en la que se encuentra tu perro por el cambio tan brusco de temperatura.

 

¿CÓMO PREVENIR EL GOLPE DE CALOR EN PERROS?

Deberás ser el doble de precavido en caso que tu perro ya haya sufrido algún golpe de calor en el pasado o tenga algunas de las causas mencionadas, como sobrepeso u hocico chato. Si no quieres que tu peludo sufra por el calor, te recomendamos que sigas los consejos que te dejamos a continuación:

  • Nada de paseos en las horas de sol fuerte, especialmente en verano, ya que el ambiente está muy cargado y el suelo les puede llegar a quemar.
  • Dejarle siempre agua fresca, ya que con altas temperaturas puede calentarse y eso les provocará todavía más calor. La mejor opción es poner botellas de agua en la nevera e ir administrándoles esa agua de manera que se mantenga fría la mayor parte del tiempo. ¡No sabes cuánto te lo agradecerán!
  • Nada de dejarlos 1 o 2 minutos en el coche o en cualquier lugar cerrado y caluroso, ya que puede llegar a convertirse en una trampa mortal. Los viajes en coche con aire acondicionado o con las ventanillas bajadas para que entre el fresco, además deberás hacer varias paradas para que el peludo pueda estirar las patas, beber agua y airearse un poco.
  • Tú conoces a tu perro mejor que nadie, presta mucha atención si es cachorro, anciano, con sobrepeso o si tiene el hocico chato. Deberás extremar las precauciones en estos casos.
  • Utiliza accesorios refrigerantes, como colchonetas, esterillas, collares o arneses. Este tipo de complementos para perros pueden ser una gran idea para ayudarle a soportar las fuertes olas de calor.
  • En los casos más extremos, puedes recurrir a tratamientos terapéuticos o quirúrgicos que equilibren la termorregulación de tu perro.

Como has podido comprobar, un golpe de calor es una situación de extrema urgencia que pone en peligro la vida de tu perro. Es fundamental actuar rápido, así como prevenir y tratar las enfermedades que pueda tener tu perro y que lo predispongan a sufrir un golpe de calor. Mantén a tu veterinario siempre al corriente, ya que de esta manera podrá actuar más eficaz y rápidamente cuando sea necesario.

Nuestra veterinaria de confianza es Diana Carolina Rojas, experta en el cuidado y en el bienestar de nuestros peludos. Si necesitas información o quieres hacer alguna consulta su contacto es 625990079.

 

¿HAS PROBADO LOS HELADOS CASEROS PARA PERROS?

¡Son una fantástica opción ahora en verano! Puedes hacer helados con agua, leche sin lactosa, fruta o carne, es una manera de refrescar a tus perros mientras se nutren y se divierten comiendo. Te dejamos unos ejemplos en vídeo de Helados Caseros para perros, es muy fácil y les ayudará a pasar el calor. Además, solo tardarás unos minutos en elaborarlos y una vez hechos te durarán varios días y tus perros te lo agradecerán. Hay muchas maneras de prepararlos, utiliza sus alimentos favoritos y demuéstrales tu amor con estos pequeños snacks frescos y caseros. Además, ¡te dejamos varias ideas de ingredientes y combinaciones que seguro que les encantarán!

Algunos ejemplos de Helados Caseros para perros:

HELADO PARA PERROS CON FRUTAS Y LECHE

HELADO CON FRUTAS Y SNACKS PARA PERROS

IDEAS PARA ELABORAR HELADOS SANOS Y SABROSOS PARA PERROS

Si te animas a hacer estos helados no dudes en mencionarnos en Instagram o en Facebook para que podamos ver cómo los has hecho y ver la reacción de tu peludo. ¡Seguro que le encantará!

Helados caseros para perros

Asegúrate que los ingredientes que utilizas para los helados son adecuados para el bienestar de tu perro. Haz click aquí para ver qué alimentos no deberías utilizar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies